Recomendaciones y trucos para perder grasa

Eliminar la grasa que nos sobra nunca es tarea fácil. Por ello, es imprescindible valorar si nuestro estilo de vida es el adecuado. A continuación proponemos una serie de aspectos a tener en cuenta que pueden ayudar muy significativamente a conseguir tu propósito.

Alimentación

Agua natural: siempre será la manera correcta de hidratarnos. Beber agua debe ser el primer hábito que aprendamos ya que ésta permite que se desempeñen las funciones básicas del organismo correctamente. Consume un vaso de agua natural al levantarte y si te es posible, toma una taza de agua caliente. Otra opción es beber agua con limón, te permitirá hacer una digestión más ligera a la vez que te hidrata en profundidad.

Alimentos naturales: consume alimentos frescos y evita los procesados que nos llenan de productos químicos, conservantes y sustancias artificiales. En medida de tus posibilidades consume productos orgánicos, que son aquellos libres de pesticidas químicos, fertilizantes o modificados genéticamente.

– Realiza 3 comidas principales al día: las raciones variarán dependiendo de la persona, pero generalmente se indica realizar comidas ligeras a base de verduras, frutas, proteínas y/o semillas. Algunas de las recomendaciones son:

  • Consume cereales integrales.
  • Respeta los horarios de las comidas.
  • Cena ligero de 2 a 3 horas antes de irse a dormir.
  • Consume bebidas naturales.
  • Mastica bien los alimentos.
  • Evita bebidas gasificadas, endulzadas e industrializadas.
  • Elimina tu consumo de comida basura.
  • Elude los alimentos fritos o empanados.
  • Esquiva los alimentos enlatados altamente procesados.

Además puedes establecer hábitos que comiences a llevar a cabo y así evaluar tu avance. Por ejemplo, si te cuesta trabajo beber agua, comienza a hacerlo de manera sistemática:

  • Compra un termo y llénalo de agua.
  • Pon una alarma en tu teléfono móvil que te apoye a beber agua cada 2 horas. Lo ideal es que consigas beber un mínimo de 2 litros diarios.
  • Repítelo durante 21 días y sigue haciéndolo de manera automática.Agua con limón

Ejercicio

Existen infinidad de formas para movernos más. Tener una vida activa reduce los riesgos de padecer enfermedades. Tu cuerpo está diseñado para moverse. Hacer ejercicio o practicar algún deporte tiene grandes beneficios. Define tu progreso a corto, medio y largo plazo. Se recomienda hacer ejercicio una media de 30 minutos 5 veces por semana.

Pero nuevamente iremos a la individualización. Tener el apoyo de un profesional es lo ideal para identificar tu condición física, que es el conjunto de habilidades para realizar tipos específicos de actividad física o ejercicio. A partir de ahí, se podrá definir qué es lo que funciona para ti. La condición física es algo modificable y que mejora con la misma práctica. Las posibilidades para moverte son infinitas, desde caminar hasta patinaje artístico, así como multitud de otros deportes y diferentes clases fitness para mantenerte activo y en forma. Tu cuerpo agradecerá infinitamente que lo estimules.

Descanso

Dormir no siempre significa descansar. El cuerpo requiere de un sueño reparador para descansar y llevar a cabo los procesos de depuración y mantenimiento necesarios para la salud. Prepárate para dormir:

  • Establece una hora para dormir, intenta no desvelarte y respetar los horarios de sueño.
  • Evita el contacto con aparatos electrónicos, incluidos la televisión y el teléfono móvil.
  • Respira profundamente.Descanso

Motivación

No importa cuánto tardes en llegar a tu objetivo, el reto es mantenerte en el camino hasta que lo logres. La motivación constante es la respuesta para continuar pase lo que pase. Enfócate en todo lo que sí eres, y grábate esto: los campeones no son los que siempre ganan, son los que nunca se rinden. Ahí reside la verdadera fortaleza de creer en ti, una y otra vez, aún cuando los demás digan que no podrás, o cuando aparezcan obstáculos y tentaciones en tu recorrido. Aún así, deberás mantenerte en el camino y abonar el terreno para que la semilla de frutos. 

Forma alianzas y redes, núcleos familiares y sociales que apoyen tus objetivos y metas. Si quieres llegar lejos, ir acompañado es la clave. Encuentra un buen motivador, puede ser una amiga, puede ser tu pareja, tu familia o incluso algún profesional que sude la camiseta tanto como tú.

La motivación tiende a disminuir paulatinamente con el paso del tiempo. Es normal, se requiere de movimiento constante, no es magia, los retos constantes y el auto reconocimiento mantienen la motivación. Busca darle sentido a todo lo que haces.

Consciencia

Todo parte de la consciencia con la que hacemos las cosas, es decir, con qué intención, cuál es la verdadera agenda con la que nos manejamos. Trabajar en ti, en tus pensamientos y emociones te dará grandes lecciones que se transformarán en grandes resultados. Comienza por entender que tus pensamientos generan emociones y que éstas, son las que te llevan a tomar decisiones y elecciones.

Al final del día lo más importante es el camino que has recorrido y los frutos que has cosechado. Utiliza todas las herramientas que están a tu alcance para poder lograr aquello que deseas. Sé consecuente con tus decisiones y disfruta del proceso que justo empiezas. Cambia esos hábitos que no te ayudan y consigue adoptar en tu rutina aquellos que te permitan mejorar. Logra encontrar el equilibro perfecto entre alimentación, ejercicio y descanso y autorízate a empezar ese cambio que buscas.

Tomar la decisión de transformar tu vida requiere de toda tu energía, tu voluntad, tu compromiso y entrega. Una nueva vida te espera si eliges seguir adelante, te aseguramos que no te arrepentirás de haber empezado a cambiarla.

Que opinas tú sobre este artículo?