La verdad de los mitos sobre la alimentación y la quema de grasa

Estés o no interesado en el mundo de la alimentación, seguro que a lo largo de tu vida habrás escuchado una gran cantidad de “consejos” respecto a la mejor manera de comer. Qué comer, cuándo y cuántas veces al día o a la semana, son sólo unos de los aspectos más cuestionados y de los que todo el mundo ha hablado alguna vez. A continuación te proponemos un listado de “consejos generalizados” para averiguar cuáles son solo simples mitos que distan mucho de la realidad.

Los alimentos light ayudan a perder peso

Los alimentos light son los que tienen, al menos, un 30% menos de calorías. En principio, se supone que el hecho de consumir alimentos light ayudaría a contribuir al déficit energético que lleva a la pérdida de grasa, pero hay estudios en los que se ha visto que, si escoges alimentos light, acabas comiendo más a lo largo del día que si hubieses elegido la versión no light. Esto puede ocurrir por dos motivos:

  • Se subestima el contenido energético y por eso se acaba comiendo más.
  • Estos alimentos producen menos saciedad durante el día, lo que lleva a comer más.

El desayuno es la comida más importante del día

Es una de las frases que más se escuchan, a pesar de que no hay ningún dato que lo justifique desde el punto de vista dietético-nutricional. Si te gusta desayunar y escoges alimentos saludables, adelante, pero recuerda que un buen desayuno no incluye: cereales de desayuno (que no tienen salvado ni germen de trigo y suelen llevar azúcar), zumos (que es fruta sin fibra, lo que provoca un subidón de azúcar en sangre y no sacia apenas), galletas (que son harina o almidón, azúcar y grasas poco saludables), leche con cacao soluble con azúcar o tostadas con margarina. Ahora bien, si escoges estos alimentos nada saludables, mejor sería que optaras por alimentos saludables como la fruta, los frutos secos o cereales sin azucarar, por ejemplo.

Para perder peso hay que comer según la pirámide alimentaria

Esta pirámide no sitúa en la base los alimentos que más previenen de enfermedades, que son, según la evidencia científica, las frutas, verduras y hortalizas. En su lugar, en la base de la pirámide actual se encuentran paquetes de cereales, harina, pan blanco, pan de molde o la pasta. Da la sensación de que los escalones de la pirámide no son intercambiables y tienen propiedades muy diferentes, por lo que puede dar a entender que cada piso es necesario y muchas personas pueden pensar, por ende, que los cereales o los lácteos son obligatorios y no es así.

Sólo dos de los escalones tienen productos imprescindibles en toda dieta, que son el segundo y cuarto escalón, donde se encuentran las frutas y verduras y donde están los alimentos ricos en proteína como las legumbres. En la cúspide de la pirámide hay vino, cerveza, dulces, carnes procesadas… y no, no deberían estar en la pirámide porque no deben formar parte de una dieta equilibrada. España es uno de los pocos países que incluye en la cúspide de la pirámide bebidas alcohólicas y eso que hay más de cien países con guías alimentarias.

Grandes mitos de la alimentación

En el año 2015 se publicó una nueva pirámide que tenía alguna mejora como la recomendación de un estilo de vida saludable, las bebidas alcohólicas se quitaron del apartado de a diario y pasaron a estar en el apartado que están los dulces y derivados cárnicos muy procesados; las versiones integrales están más presentes y poco más.

Los hidratos de carbono por la noche engordan

Los hidratos de carbono se pueden tomar durante todo el día, independientemente de la hora que sea. Para que engorden tiene que haber un exceso energético, por lo que no hagas caso a este gran mito.

Cuando tomas hidratos de carbono por la noche, lo que ocurre es que, si hay hueco en tus reservas de glucógeno, se almacenan en tus músculos e hígado, y si tienes los depósitos llenos, esa glucosa de los hidratos de carbono se almacenará como grasa (pero ocurriría lo mismo si los tomas en el desayuno y tus reservas de glucógeno están llenas).

Lo que sí es importante es la procedencia de esos hidratos de carbono. Es mejor evitar harinas refinadas, dulces, bebidas azucaradas y bollería y comer más fruta, verdura, tubérculos y cereales integrales.

Para perder peso es suficiente con contar calorías

Es un mito, ya que no es lo mismo 100 calorías que provienen de hidratos de carbono que 100 calorías que provienen de proteínas. Es más, tampoco es lo mismo comer esas 100 calorías a base de azúcar blanca que a base de arroz integral. El impacto que tienen los alimentos en el cuerpo es muy diferente según sea la procedencia. En el siguiente apartado, te mostramos un estudio curioso para que veas la importancia que tiene hacer una buena elección de alimentos.

Una caloría de un alimento saludable es igual que una caloría de uno no saludable

Uno de los estudios masivos más importantes realizados en los últimos años llamado Nurse’s Health Study llevado a cabo por la Harvard School of PublicHealth en el que participaron decenas de miles de mujeres durante más de una década, se pudo concluir que las mujeres que más calorías consumían (y que provenían en su mayoría de alimentos saludables), eran las que menos sobrepeso tenían y, las que más sobrepeso tenían, era curiosamente las que peor comían y menos calorías ingerían. Es decir, cuanto mejor comían, más calorías ingerían y menos sobrepeso tenían. ¿No te parece curioso? Muchas veces no hay que comer menos para perder peso, hay que comer mejor.

Hay que comer 5 veces al día

No hay un número idóneo de comidas al día. Ese número es que el más se adapte a ti, a tus horarios, preferencias, comida de la que dispones a horas determinadas, etc. Si te gusta hacer comidas y tienes la opción de hacer buenas elecciones y tiempo, está perfecto; pero si no puedes, puedes hacer 3 comidas, y es que la evidencia científica ha demostrado que 5 o 3 comidas provocan el mismo efecto siempre y cuando los alimentos y la cantidad total al final del día es la misma.

Desde aquí esperamos que esta dosis de realidad te haya ido bien para reconstruir tu dieta, mejorarla y entender mejor cómo funcionan ciertos alimentos en el organismo. Pon en práctica estos nuevos consejos y disfruta al máximo de tu alimentación.

Que opinas tú sobre este artículo?